Ejemplos de Storytelling o cómo vender contando una historia

Storytelling

storytelling ejemplos

“La gente olvidará lo que dijiste, la gente olvidará lo que hiciste, pero la gente nunca olvidará cómo la hiciste sentir”

– Maya Angelou

¿Cuántas veces nos complicamos la vida?

¿Cuántas veces nos empeñamos en hacer las cosas más difíciles de lo que son?

Miles y miles de veces, cuando en realidad la vida es mucho más sencilla.

Somos nosotros los que la complicamos.

Y con los negocios nos pasa lo mismo.

Nos empeñamos en hacer las cosas complicadas.

Muchas veces queremos hacer esto y lo otro.

Una campaña súper chula, que traiga muchos clientes y que de mucho dinero…

Claro, y ¿quién no quiere eso?

 

 

 

También pensamos que tenemos que gastarnos una millonada para conseguirlo o que con el presupuesto que tenemos no nos va a llegar para nada.

Y mira.

No es verdad.

Si piensas así, te equivocas.

Vengo a darte una buena noticia.

Mejor dicho.

Una muy muy buena noticia.

Y sólo tienes que fijarte un poco en lo que te digo.

 

 

 

Hace unos cuantos años.

Allá por 1975, el periódico The Wall Street Journal decidió enviar una carta a sus lectores, sin saber que se convertiría en una de las mejores campañas de marketing de la historia.

Si, sí. Una carta que les hizo ganar más de 2 mil millones de dólares.

Por aquel entonces (en EEUU ya sabéis que van unos cuántos años por delante de nosotros) el periódico estaba pasando del modelo normal al de suscripción y necesitaban enganchar a sus clientes para lograrlo.

¿Sabes qué fue lo que hicieron?

Contaron una historia.

Una historia a través de una carta.

Pero no era una carta cualquiera.

Era un Storytelling, que sin ellos saberlo se convertiría en uno de los mayores ejemplos y casos de éxito de la historia de la publicidad y el marketing a nivel mundial.

Y ¿qué es un Storytelling?

Pues bien, el Storytelling no es más que el término que se utiliza en inglés para referirnos al arte de contar historias.

 

El poder de trasladar un mensaje o idea a través de una historia.

 

Puede ser en formato escrito, como este ejemplo, en video, en forma de audio o de la manera en la que te lo puedas llegar a imaginar.

 

Storytelling: el arte de contar historias

Los psicólogos y expertos en el funcionamiento del cerebro humano han determinado que nuestra mente está programada para procesar y almacenar la información en forma de historias.

Cuando desde pequeños escuchamos eso de “había una vez…” nuestro cerebro automáticamente se transporta a una historia imaginaria, nuestras defensas se relajan y nos abrimos a escuchar a la otra persona.

Digamos que el Storytelling hace la información irresistible para nuestro cerebro.

Por eso, es una herramienta muy poderosa para las marcas y empresas que buscan vender sus productos y servicios en mercados cada vez más maduros y saturados.

Me sigues, ¿verdad?

Bien.

 

Después de este pequeño inciso, vamos al grano.

Y es que, quiero mostrarte el que es uno de los mejores ejemplos de Storytelling de la historia y analizarlo contigo.

Un caso perfecto que hoy en día sigue siendo una referencia perfectamente aplicable a cualquier tipo de negocio.

Y tú también lo vas a poder aplicar.

Vamos allá.

¿Cómo hacer un Storytelling?

El ejemplo del Wall Street Journal.

Es una historia pura y dura.

Un storytelling.

La historia de dos hombres que partieron de un mismo punto y lograron resultados muy muy diferentes.

Uno tuvo éxito y el otro no.

 

Así es como comienza:

“Querido lector:

En una hermosa tarde de primavera, hace 25 años, dos jóvenes se graduaron en la misma universidad. Estos dos jóvenes, eran muy parecidos. Ambos habían sido los mejores estudiantes de su promoción, ambos eran agradables y ambos (como son todos los jóvenes recién graduados en la universidad) estaban llenos de sueños ambiciosos para el futuro.

Recientemente, estos dos hombres volvieron a reunirse en la universidad por la celebración del 25 aniversario desde que se graduaron.

Aún eran muy parecidos. Ambos estaban felizmente casados. Ambos tenían 3 hijos. Y resultó también que ambos comenzaron a trabajar en la misma empresa después de graduarse, y todavía seguían allí.

Pero había una diferencia. Uno de los hombres era el gerente de una pequeña sucursal de esa compañía. El otro era su presidente.

¿Qué hizo la diferencia?

¿Alguna vez te has preguntado, como yo, qué hace este tipo de diferencia en la vida de las personas? No es la inteligencia, ni el talento, ni siquiera la dedicación. Ni tampoco que una persona quiera ser exitosa y la otra no.

La diferencia está en lo que sabe cada persona y como hace uso de ese conocimiento.

Y es por eso que estoy escribiéndote esta carta a ti y a personas como tu para hablarles del The Wall Street Journal. Porque ése es el propósito general de The Journal: dar a sus lectores conocimiento, conocimiento que pueden usar en los negocios.”

Como ves, no es más que una historia. Una dramatización, llevada al extremo, simple pero efectiva, que pone en valor la importancia que tiene este diario en las personas que lo leen.

La carta seguía así:

 

“Hay una página tras otra dentro de The Journal llena de información fascinante y significativa que es útil para usted. Una columna diaria sobre administración personal del dinero lo ayuda a convertirse en un ahorrador más eficaz, mejor inversor y un consumidor más inteligente.

Hay columnas semanales sobre pequeñas empresas, marketing, bienes raíces, tecnología, desarrollos regionales…”

Y termina haciendo un llamamiento al descuento que tiene la suscripción en el precio por realizarlo ahora.

 

Los primeros tres párrafos de la carta rebosan optimismo.

Enganchan.

Ves una historia, de dos personas, como tú y como yo.

Y te pica la curiosidad, porque en el fondo los seres humanos somos unos cotillas.

Y entonces, sigues leyendo y de pronto te golpean con ese giro negativo “uno terminó teniendo una carrera de éxito y el otro no”.

Si no lo sabes, para los lectores del Wall Street Journal, este es un punto débil, ya que muchos de ellos anhelan ser el hombre de negocios por excelencia que logra un gran éxito y alto estatus.

Y entonces se preguntan, ¿cómo puedo evitar yo que me pase esto?

Y es donde el periódico presenta la solución a sus males, la suscripción al periódico.

Si esto hubiera sido presentado de manera genérica, podrías pensar…ya…sí, claro…y ahora por suscribirme al periódico no me va a pasar esto…

Pero lo cierto, es que este detalle era la única diferencia que se percibía entre los dos hombres.

Un matiz muy específico, que marcó una gran diferencia entre ambos.

 

 

Parece increíble de lo sencillo que es, pero sí, con esta carta el Wall Street Journal consiguió aumentar sus ingresos a través de las suscripciones al periódico en más de 2 mil millones de dólares, con un presupuesto de campaña muy muy bajo.

Un ejemplo de Storytelling aplicable a cualquier tipo de negocio. Una acción de comunicación con la que por muy poco, puedes conseguir grandes resultados.

 

 

Aquí te dejamos la carta original.

Una auténtica deleite para los amantes del marketing y la comunicación.

como hacer un storytelling
Qué es un storytelling

De este ejemplo sacamos algunas ideas sobre cómo hacer un buen Storytelling.

4 Claves de este Ejemplo de Storytelling:

1. Empieza contando una historia interesante

A las personas nos gustan los cotilleos, y eso, es así.

Nos entretienen, nos ayudan a romper la rutina y nos hacen evadirnos de nuestra vida por un momento.

Y esta, es una de las claves.

El entretenimiento.

Preferimos que nos cuenten historias a que nos den datos puros o nos hablen de lo maravilloso que es su producto (en este caso de lo maravilloso que sería estar suscrito a un periódico).

Así que, empezar con una historia siempre es bueno.

 

 

2. Generar curiosidad

Aquí, te empiezan contando la historia de dos personas, aparentemente con caminos iguales, pero que sin embargo han conseguido cosas muy diferentes.

Tan diferentes como que una ha tenido éxito y la otra no.

Y esto ya te hace preguntarte ¿por qué? ¿qué ha pasado? ¿qué ha hecho esta persona que no haya hecho la otra?

En definitiva, te genera curiosidad y las ganas de seguir leyendo.

 

 

3. Aaaaaahhhhhhh…. se aclara la duda

Después, en la carta te dan la solución a estas preguntas que te estabas haciendo.

La diferencia estaba en que uno leía el Wall Street Journal y el otro no.

Qué cosas.

Pero no acaba ahí, claro. A la carta le falta la guinda del pastel.

 

 

4. Generar necesidad y dar la oportunidad al lector de pasar a la acción

La necesidad ya te la están creando cuando te das cuenta de que tu no estás suscrito al Wall Street Journal y no quieres ser un fracasado.

Nadie quiere ser el pringado de la peli, el que suspende, el que no logra el éxito. Y menos, entre los lectores del WSJ, créeme.

Y como el que escribió esta carta, lo sabía, ¿qué hizo?

Pues ponerles la suscripción en bandeja y con un suculento descuento.

Y ¿los que recibieron esta carta qué hicieron?

Pues qué van a hacer, suscribirse.

O al menos, la gran mayoría.

Y es lo que hizo de esta carta un ejemplo de éxito de Storytelling.

 

 

Y así de sencillo es esto de vender contando historias.

Si tú también quieres llevar a cabo acciones de marketing con las que dar a conocer tus productos y servicios, llegar a nuevos clientes y aumentar tus ventas, lo mismo esto te interesa.

 

 

En POSITIVO somos especialistas en Comunicación y Marketing Digital.

 

 

Si quieres, puedes ponerte en contacto con nosotros.

O puedes pasar de hacerlo y esperar a que te contemos la historia de dos empresas, donde una tuvo éxito y la otra no.

 

 Tú eliges cuál quieres ser.

Call Now Button